¿Qué es un límite? (Valentina, niña de 5 años)

Llevo cinco días viviendo con mi amiga en Puerto Escondido, México, ubicado en Oaxaca, conocido por surfistas de todo el mundo por las olas que aquí hay. Mi amiga encontró su hogar aquí hace casi siete años, junto a sus hijos. Valentina, su hija menor, y con quien he pasado todo el tiempo mientras mi amiga trabaja como Profesora de Español, ama el agua y ayer estuvimos bañándonos durante horas en el mar.

Se nos pasó el tiempo volando mientras jugábamos. Pero yo no dejaba de preocuparme por la Vale, por las corrientes y porque no se fuera tan lejos. Le repetí varias veces que yo era el límite, y que no podría pasarme. Valentina es una niña que desde que estoy acá, he visto, es receptiva tanto con Javiera como con todos los otros adultos alrededor. Por eso no entendía por qué no reaccionaba. Cada vez que yo le repetía que yo era el límite, ella simplemente me miraba. Y seguíamos  jugando, ella usando todo el espacio que le parecía necesario para seguir disfrutando, pasando la distancia que yo le había establecido como máximo e ignorando el “límite”.

Después de más o menos la décima vez que le repetí, durante el tiempo que estuvimos en el agua, que yo era el límite, ella me preguntó: ¿Qué es un límite? Ahí fue cuando entendí todo. En el mundo de Valentina, no hay límites. Ella nació y se ha criado en un pueblo con mar, y el agua es parte inherente de su vida.  Mi amiga Javiera, aunque trabaja todos los días y está a cargo de mantener una casa y a sus dos hijos,  va a la playa todos los días con Valentina y con Dammian. Cabe mencionar que Dammian, de doce años, es hoy día una promesa del surf mundial.

Su pregunta me hizo reflexionar sobre todas las veces en las que los adultos, en vez de ver a los niños como maestros, los ven como personas que deben ser impuestas ciertas normas. Esto va a acompañado de un lenguaje de restricciones, en el que los niños se ven atrapados, llenos de miedos, y sin poder reconocer sus emociones y descubrir lo que les gusta y disgusta. Lo hacen con una buena intención: protegerlos. Pero no se dan cuenta que los niños tienen un maestro interno que les otorga la sabiduría necesaria para saber hasta dónde pueden llegar. Esta sabiduría se complementa con las experiencias de contexto y con la forma de crianza, en el que el lenguaje pasa a ser fundamental. En el lenguaje de Javiera, no hay palabras negativas y sus hijos no tienen miedos. Existen precauciones y las advertencias, pero no los miedos.

En las vidas de las personas, siempre hay diferentes perspectivas y elementos que cobran importancia en la forma en la que ellas se relacionan con su entorno, con sus emociones y con su libertad. En el caso de Valentina, hay tres elementos que a mi parecer, son importantes y que he observado estando aquí y que me hizo entender cuando me preguntó qué era un límite. El primero, es que ella ha estado en constante conexión con la naturaleza, que come frutas estrella de postre que caen del árbol de su casa y que su hábitat siempre ha sido la playa, el agua, e insectos y animales, propios de un lugar tropical. Estando expuesta a estas criaturas, pasan a ser parte de su vida y de su familia.

El segundo componente que a mi parecer tiene un rol fundamental en la forma en su vida es el lenguaje que usa su mamá para situarse en el mundo y naturalmente, para relacionarse con ella y con su hermano. Para ella, lo fundamental es vivir y disfrutar cada momento, a pesar de las adversidades que la vida pueda presentar.  Está consciente de que la actitud (y lenguaje) positiva puede sobrepasar todas las negatividades y adversidades y que el sufrimiento es opcional. Finalmente, todo esto se complementa con su espíritu libre, que la ha caracterizado desde que estábamos en kínder y que ha traspasado a sus ambos hijos. La vida en esta casa es simplemente libre y en constante goce y celebración.

En la playita!
En la playita!
vale, javi y denise
Yo, la Flora, la Vale y la Javi en la Punta

javi vale y denise 2 puerto

Advertisements

2 thoughts on “¿Qué es un límite? (Valentina, niña de 5 años)

  1. Gracias por dejarnos leer estas palabras. Javiera es mi segunda sobrina y madre de mis dos sobrinos nietos!!! Q emoción ❤️ Tus palabras los describen a perfección y valoro que pudieras mirarlos con ese ojo único que algunos poseemos para darnos cuenta de cosas más allá de las obvias.
    Un beso y un gracias por darte el tiempo de escribir tan lindas letras.
    Besos Gigi

  2. Hola Gigi!
    Gracias por escribirme, y que bueno que te haya gustado el artículo!

    De verdad que estando aquí me transformó muchísimo, tanto Javiera como sus hijos me han enseñado a escucharme y por eso sentí tantas ganas de comunicar todo lo que estoy sintiendo!

    Un beso!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s